ILO Logo

¿Hay participación activa?

Enfoques Emergentes n°:

  92
 

Fecha de Publicación:

  15 de seotiembre de 2014
 

Subtemas:

  Productos compuestos, Educación al consumidor, Promoción
 

Fuente:

  Protecta, Perú
 
 

Para evaluar una campaña de educación al consumidor es necesario empezar con parámetros claros sobre la participación y el aprendizaje

Medir el impacto de una campaña de educación al consumidor puede parecer una tarea abrumadora, por lo que la identificación de preguntas de evaluación iniciales que sean rápidas y fáciles es el primer paso. Estas preguntas iniciales deben servir para monitorear la implementación de la campaña: ¿Hay importante asistencia en los eventos? ¿Hay participación activa? ¿Los participantes están aprendiendo? 

En Perú, la aseguradora Protecta colaboró con Mibanco para ofrecer un microseguro de incapacidad temporal ligado a los préstamos de Mibanco. En paralelo, Protecta lanzó una campaña de educación al consumidor en radio a nivel nacional y en los mercados de Lima. En los mercados, la campaña consistió de una breve presentación de los conceptos básicos de seguros seguida por eventos lúdicos, como concursos.

Para monitorear esas actividades en los mercados, se utilizaron tres indicadores:

  • Rotación (Por cuánto tiempo se quedaban las personas en cada una de las cinco actividades)
  • Participación (Número de personas participando en una actividad en un momento dado)
  • Aprendizaje (Nivel de comprensión mostrado por los participantes durante los concursos)

Se encontró que las personas se quedaban en promedio entre 20 y 30 minutos; sólo una minoría participaba en más de una actividad y la participación promedio por actividad era de 30 a 40 personas. Se analizó el aprendizaje de manera inmediata a través de los concursos y las preguntas que hacían los participantes; cuando se identificó que la información no había sido asimilada correctamente, Protecta reformuló las explicaciones.

Como meta principal de la campaña, Protecta busca que el seguro sea una ventaja diferencial y se convierta en un factor decisorio al momento de tomar un crédito con Mibanco, tal como podría ser, por ejemplo, una tasa de interés más competitiva. Dado que la investigación muestra que la mejora de conocimiento no siempre da lugar a un cambio de comportamiento (Enfoque Emergente 38), como próximo paso Protecta tendrá que ir más allá de estos indicadores para evaluar el impacto en el comportamiento y, en última instancia, sobre el volumen de préstamos.

Para obtener más información, consulte las lecciones del proyecto de Protecta.